Protección energética ¿De quién?

Allí donde existe un trabajo personal verdadero, las técnicas de protección energética sobran, pues no hay peor enemigo que la propia mente sumida en la ignorancia y rigidez de no querer comprender la realidad última de la vida misma: ayudarnos a todos y cada uno de nosotros a alcanzar el conocimiento supremo, pues la felicidad no es un propósito individualista del ser humano, sino un camino colectivo. Que tu mente permita cultivar tu espíritu con la luz del conocimiento, con mucho amor y humildad. Aquí hay dos caminos por escoger: (1) la dependencia a los fenómenos externos (en el cual, juega un papel importante lo que en psicología conocen como los mecanismos de defensa de la mente, que ante una distorsión de la realidad por la propia pereza a no querer comprender los fenómenos auténticos de la vida, utiliza mecanismo como la evasión, la proyección, o bien externalización de la responsabilidad última que la persona debe adoptar ante las experiencias de la vida), o (2) la auténtica comprensión de nuestro mundo interno que nos revelará luz y claridad hacia el mundo de los fenómenos externos.

Si vibras amor, el prometido reino de los cielos está en ti, bienvenido/a de nuevo a casa, al hogar de esta gran familia universal. Es momento de compartir y que nuestros actos brillen con la plena luz de la conciencia universal. Confía. ¿Con quién he conectado para escribir estas palabras? Con la inteligencia del corazón, está en todos. No es que no crea en “males de ojo”, “protecciones energéticas” y demás, es que, básicamente, cuando uno está verdaderamente bien, no tiene sentido alguno, por que sencillamente: comprende.

Cultiva cada día tu mundo interno de emociones y pensamientos, forja unos hábitos que te conduzcan realmente hacia el gozo y la gracia del universo a través del camino correcto (resonar en plena armonía con la fuerza universal, que está en todos), y forjarás una vida de paz y realización (esto cambia el mundo, todo lo que sucede en tu interior se proyecta en el mundo exterior). Cuídate, ámate, cultiva cuerpo y mente para que brille la naturaleza del espíritu universal en ti, la esencia. Tan solo por hoy, prestate atención, haz realmente lo que siente tu corazón y se tu mismo/a sin miedo, sin preocupación, sin apego a las apariencias externas. Tan solo, fluye y comparte. Esto, también es Reiki.

K. Jung: – Nadie se ilumina fantaseando figuras de luz, sino haciendo consciente su oscuridad. (aceptación)

Hiroshi Doi: – Como practicantes de Reiki debemos trabajar con las Giho (técnicas tradicionales de Reiki japonés) nuestro Reiki interno para que resuene plenamente con el Reiki del gran universo. (trabajo interior)

Comprensión de Mikao Usui Sensei: – Existen dos tipos de energía (Ki en japonés). El Ki ordinario, que es aspero, denso, artificial y pesado, producto del imperio de la mente. Y el Ki verdadero o Reiki, que es sutil, amoroso y nos hace fluir en nuestra auténtica naturaleza del Ser. (Basado en la carta abierta a la enseñanza Reiki de Usui Sensei)

Cuando se sufre es por que hay demasiada mente. Cuando se es feliz es por que abunda el corazón. Así de sencilla es la vida.

La vida es sencilla. La mente es quien complica siempre haciéndonos depender del mundo de los fenómenos externos, preocupaciones, etc. La mente no debe subordinar al corazón, la mente debe comprender al corazón. Según la ciencia, el corazón tiene 5 veces más células neuronales (de información y conciencia) que el propio cerebro. Fíjate cuanto tenemos aún que aprender de la inteligencia del corazón. Primeramente sentirnos a nosotros mismos hayando momentos de paz y serenidad durante el día, volviendo el flujo de pensamientos más pausados y cristalinos como el río sereno, que nos permita ver realmente quienes somos en verdad y el gran potencial de vida que todos tenemos. Dicen que a través de la respiración se mide el estado anímico, si practicásemos todos cada día unos minutos de respiración completa y consciente, adquiriríamos más control sobre nuestro ánimo y consciencia, eso se traduce en potenciar la inteligencia del corazón (desde la ciencia lo llaman “coherencia cardíaca”). Y se resume en: “más sentir y menos pensar”.

Tan solo… respira 🙂

Escribe: Irene García.

Categorías Energía, Reflexiones

1 comentario en “Protección energética ¿De quién?

  1. Es fantastic .Felicitats . Gracies . Nemaste.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close