El Maestro y el Alumno perfectos. PURUSHA, PRAKRITI Y TRIGUNAS

En la cosmovisión yogui, la realidad del universo se manifiesta en 3 cualidades: satva, raja y tama. Estas 3 cualidades, según la filosofía Shankya (siendo la tribu de donde aparece el Buda Shakyamuni, el Buda histórico, quien fue un boddhissatva) surje de la acción de Purusha con Prakriti (lo NO manifestado, el observador que es “Purusha”, con lo manifestado, lo observado “Prakriti”). Las 3 gunas designan los 3 tipos de conducta (esto es psicología yogui), y describen, por ejemplo, la relación de los 3 tipos de Maestros y Alumnos (este es un conocimiento añadido que comparto en la Maestría Reiki y hoy conocerás brevemente en este artículo, pues lo considero de gran interés para ser compartido). Raja designa actividad, tama pasividad, satva asertividad o el líder perfecto. El día es raja, la noche tama, el ciclo y armonía entre estas dos fuerzas genera satva, pues se necesita del día y la noche para que la vida prosiga en armonía, con sabiduría.

gunas

triplegunas

Maestro Rajasico: Necesita hablar mucho, demostrar constantemente su valía, acumular y controlar “sus” alumnos, títulos y un sinfín de cosas. Es una actitud que tiende al estrés y ansiedad, a la actividad excesiva. No tiene pausa.

Alumno Rajasico: Necesita acumular maestros, aferrarse y apoyarse en ellos, es el fiel perfecto, hará todo lo que diga o piense el maestro sin cuestionar. Nunca siente saciada su acumulación de cursos, no aprende, a través de la excesiva actividad acumula sin digerir.

Maestro Tamasico: es el maestro sobre-decorado, todo su entorno está lleno de símbolos, vestimentas específicas, creencias sin fin, todo es un escenario, una escenificación exagerada, llena quizás de estampitas, colgantes, y todo tipo de fachadas con tal de darse un aval ante una gran ausencia de formación y dedicación en su trabajo personal, como mecanismo de confort y evasión ante el auténtico camino de realización.

Alumno Tamasico: necesita identificarse con el escenario del pseudo maestro, es el adulador perfecto, adora irracionalmente todo un conjunto de símbolos, creencias y a maestros que mejor circo monten. La conducta tamasica tiende a la letargia, ignorancia, lentitud o pereza. Es escoger el camino más fácil, dejar ser instruidos y manipulados.

Maestro Satvico: encuentra el equilibrio entre las dos fuerzar tama y raja, es el maestro que transmite en lugar de tan solo instruir. Deja libertad a todo alumno y motiva sus reflexiones y espíritu crítico. Genera sabiduría y empoderamiento. Es el guía perfecto. No necesita tener alumnos, los necesarios que se le acerquen y toquen estar en cada momento, sin apego, con libertad. No genera lazos ni vende productos espirituales, sino que guía realmente por un camino de ciencia y espiritualidad. Es conciencia plena. Un Maestro sátvico dice “Lograr la paz es más importante que tener la razón”.

Alumno Satvico: no necesita depender de maestros, es el alumno perfecto por que se empeña en comprender y aprender realmente. No necesita acumular títulos, ni cursos, ni maestros, pues su interés es uno y la mente es clara. Es el alumno que verdaderamente progresa e integra con amor supremo e inteligencia, las enseñanzas recibidas.

autoconocimiento y progreso

“Existen dos tipos de Maestros, los sabios y los brujos” (Antonia Castilla)

Teniendo en cuenta lo aquí tratado, los sabios son los sátvicos y los brujos… que a causa de su desarmonia y bien embrujados en el mundo de “maya” (las ilusiones), embrujan (programan) mentes y son los que se balancean entre la dualidad rajásica y tamásica, sin hallar el equilibrio de fuerzas por falta de humildad y honradez, vendedores de humo y ambiciosos acaparadores de masas. Resumiendo, yoga es un camino de unificación y correcta balanza de las fuerzas de la naturaleza, de la creación, para volver a redescubrir el origen, la semilla de la conciencia (purusha). Al final, un viaje donde la conciencia se vuelve a reconocer a si misma, y esto, comienza con la humildad de reconocer “solo sé que no se nada”, permitirse aprender, reaprender, y crecer conjuntamente con todos los factores del día a día, sin obsesionarse, con coherencia y sabio corazón, sabia conciencia. Esto es un proceso muy íntimo, un trabajo que dura toda la vida, un aprendizaje del día a día, pues en verdad, no hay diferencia entre la vida espiritual y la vida del día a día.

Existen dos tipos de alumnos, los que comprenden y se empoderan y los que se aferran al mundo simbólico de las creencias y las apariencias y coleccionan respuestas producidas por fábricas de medias respuestas, de medias verdades. En mi experiencia personal, con el tiempo, los errores, aciertos y aprendizajes, he llegado a conclusiones muy prácticas, por ejemplo: las enseñanzas se pueden enfocar de dos maneras, desde la comprensión o desde la creencia. Quién se empeña en comprender, se libera (esto ocurre a través del estudio, discernimiento y mucha práctica)… va dando pasos de realización. Quién se aferra a las creencias, no avanza, se encadena y sumerge en la inercia pendular de raja y tama, no alcanza a integrar las enseñanzas y por ello depende de factores externos o internos. Del mismo modo, la realidad se divide en dos facetas: amor y miedo. Ilimitado o limitado. Con amor surge comprensión, con miedo nos aferramos a las creencias. Querido lector… ¿Cual es tu experiencia? Nadie es perfecto, todos estamos aquí para apoyarnos y ayudarnos unos a otros, pero cuando alguien engaña a otro, no se da cuenta que el mayor engaño cae en si mismo. Si las personas supiesen los beneficios que trae ser buenas personas, serían buenas personas sólo por egoísmo.

fb_img_1473351751463

Estas conductas, de nuevo, designan un estado de conciencia, que está influenciado con la naturaleza y trabajo personal (en cuerpo y alma) de cada persona. Un boddhissatva resuena en plena nitidez con Reiki (la energía más elevada del universo), y con ello accede a la posibilidad de desarrollar sus potencialidades, no tan solo la sanación. En efecto, Mikao Usui Sensei (fundador de un Reiki Ryoho, “Método de Sanación con Reiki”, de enfoque innovador a todo lo que apareció con anterior en Japón) se puede entender como un boddhissatva, que a través de la sencillez y asertividad de sus enseñanzas, logró tal fuerza, que se expandieron por todo el planeta. Un boddhissatva consigue milagros, marcan un antes y un después en la historia de la humanidad, en el sentido de avance.

Para realizarnos debemos tender a los hábitos y la conducta satvica, asertiva, y una persona que puede declinarse hacia esta conducta, a base de auto conocimiento y trabajo interior, se le llama un boddhissatva (boddhi es cuerpo, satva la fusión de tama y raja en armonía, la asertividad que conocemos hoy en día). Un boddhissatva reconoce a Purusha en todo lo manifestado, al observador de la existencia, pero el gran error de un satvico es creerse purusha. Así mismo, Prakriti tan solo designa la fuerza de creación, donde necesita a la semilla del observador, Purusha, para manifestarse. Purusha no necesita nada para existir, simplemente es y está, impasible, se puede redescubrir a través del absoluto silencio, en esencia, la conciencia es silencio; en cambio, Prakriti necesita entrar en acción con Purusha, la semilla de la creación, para poder realizarse en la manifestación de la vida y realizarse como la fuerza de creación que es. Esta es la visión dualista de una de las tantas corrientes de pensamiento de la India, en este caso, los Shankya, y que influye en ramas de pensamiento y estudio como el Ayurveda (los Tridosha). En el libro “Bagavad Guita” de Swami Sivananda podréis leer más sobre esta comprensión, en formato de una hermosa epopeya entre Krishna y Arjuna, son libros que marcan un antes y un después (directo al corazón) os recomiendo la traducción e interpretación de Swami Sivananda por que sin las debidas aclaración es más difícil comprender.

Si quieres seguir indagando en este conocimiento, he encontrado un vídeo muy interesante para ver:

Muchas gracias por la oportunidad de crecer y compartir junto a vosotros, queridos lectores. Mucho sabio amor y libertad en tus procesos de aprendizaje, de acción (raja), pausa (tama) e integración (satva).

Escribe: Irene García.

Profesora de Yoga, Qigong, Meditación. Shihan Reiki Ryoho. Naturista.

Por favor, si comparten contenido, se ruega mencionar la fuente de información. Gracias por tu respeto y comprensión. 

Categorías Espiritualidad, Yoga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close